home /

Monsanto suspende nuevos lanzamientos de semillas de soja


Monsanto informó hoy que está muy decepcionada por no haber llegado a un acuerdo con el Ministerio de Agroindustria sobre la forma de cobrar su tecnología y que, hasta que no haya una mayor claridad sobre la manera en que recibirá las regalías por sus semillas transgénicas, suspenderá el lanzamiento de nuevas tecnologías ligadas a la soja, incluyendo la soja Roundup Ready 2 Xtend, que combinaba resistencia al glifosato y a otro herbicida llamado Dicamba. 

"Somos optimistas de que se alcanzará una solución que permitirá que el sistema de regalías de las tecnologías de soja que opera legalmente continúe luego de las recientes discusiones con el ministerio de Agroindustria", indicó Brett Begemann, presidente y CEO de Monsanto en un comunicado. Y fue duro con las autoridades: "Aunque el Gobierno de Argentina nos ha hecho saber que están comprometidos a apoyar un entorno propicio para la inversión continua y el desarrollo a largo plazo de la agricultura a través del reconocimiento de los derechos de propiedad intelectual y el reconocimiento de los contratos privados, las recientes acciones no son coherentes con esa posición. Respaldar y apoyar activamente estos principios básicos es necesario para crear un ambiente de negocios predecible, que invita a la inversión extranjera", agregó. 

La empresa indicó que sigue abierta al diálogo, aunque indicó que están haciendo una revisión completa de los planes de negocio y las proyecciones para Argentina. 

Las declaraciones de Monsanto se producen luego de la escalada y cruce de comunicados con el ministerio de Agroindustria, en medio de una pulseada con las entidades de productores argentinos, que rechazan el sistema de control compulsivo de su cosecha de soja montado por Monsanto para detectar la soja Intacta y eventualmente cobrar regalías a quien no las haya pagado. 

Hasta el momento, el gobierno de Mauricio Macri ha dicho que quiere montar un esquema para asegurarle a los desarrolladores de tecnología la retribución que corresponda, pero se puso del lado de los productores al rechazar el sistema de control privado que instrumentó la semillera a través de las exportadoras de cereales, que hacen un control genético en los puertos para detectar la Intacta, la nueva variedad de soja transgénica que Monsanto introdujo hace tres años. 

El conflicto está en que Agroindustria, a través de la resolución 140 salió al cruce de Monsanto al obligar a homologar en dicha cartera los controles sobre los granos. Voceros oficiales de esa cartera aclaran que Monsanto no se presentó jamás a validar su sistema y por lo tanto considera que los resultados de esos análisis "no tienen valor legal". Monsanto, sin embargo, continúa aplicando hasta el día de hoy esos controles, e inclusive ha emitido facturas para cobrar su tecnología Intacta dirigidas a varios productos e incluso a la cooperativa AFA, vinculada a Federación Agraria. 

Monsanto no es la única empresa que tiene tecnologías para lanzar al mercado argentino en soja, aunque las demás también aspiran que haya un mayor control del Estado en el mercado informal de semilla.