home /

Ley de semillas: comenzó el debate en el Congreso



Así es, y como venimos adelantando desde esta misma sección, todos coinciden que por lo menos, para lo que resta de este año, no se conseguirá un dictamen ya que no alcanzan los tiempos legislativos. En contrapartida las entidades del agro solicitaron que se trate el tema en sesiones extraordinarias, hecho que tácitamente ya está descartado. Incluso el presidente de la Comisión de Agricultura, Juan Casañas, remarcó que por más que comience el dabate: "Apena que el Congreso se pierda la oportunidad que hemos tenido de contar con una nueva ley de semillas en este año". 

Al mismo tiempo, el legislador destacó: "Es importante que sea el Estado quien cumpla el rol del Estado; y no una empresa multinacional" para defender su propio proyecto de ley de semillas presentado en 2014. 

En este contexto, con una nueva campaña de siembra de soja que recién comienza y la futura comercialización de lo producido, una vez más la regulación por el pago de la tecnología queda en un limbo y todo indica que el Gobierno intentaría prorrogar el acuerdo que cerró con la multinacional Mosanto a mediados de año. 

Por lo pronto, desde Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) anticiparon: "Con productores que ya han comenzado la siembra de soja correspondiente a la campaña 16/17, el comercio de granos será un verdaderos caos dentro de un contexto de cosecha que podría llegar a ser récord en cuanto a producción". 

Otra que se sumó al debate fue la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), que junto a sus entidades agropecuarias agrupadas en Economías Regionales ya en un comunicado solicitó que se trate el tema de manera integral y no sólo lo tendiente a la tecnología del cultivo de soja; y al respecto detalló: "La mayor parte de las semillas de alfalfa empleadas en el mercado argentino son importadas, dado que no existen incentivos económicos suficientes para desarrollar una producción de gran escala en el país. Algo similar ocurre con muchos productos hortícolas". 

Finalmente, y tal como sucede con el sector que representa a los productores, desde CAME comparten el criterio de que "el precio de la regalía de una semilla u órgano de propagación de un vegetal debe percibirse exclusivamente al momento al adquirir la misma".