home /

Siembra líquida: más rinde de la mano del agua y el fósforo


Una tecnología que permite producir más y mejor en la misma cantidad de hectáreas y donde la calidad del suelo no sea una limitante. Eso es lo que hoy buscan los agricultores de todo el mundo y justamente en esa línea trabaja la firma de capitales nacionales BlackSoil con su desarrollo innovador denominado "siembra líquida". 

En líneas generales este es un sistema que permite aplicar riego arrancador, fertilización y cal líquidos en el surco al momento de la implantación del cultivo, proveyéndole a la semilla la humedad necesaria para una mejor germinación. 

El Sistema BlackSoil consta de un accesorio que se monta en cualquier sembradora, la cual distribuye a través de una serie de poliamidas, una mezcla de agua y fertilizante líquido a cada cuerpo de la sembradora, permitiendo el riego inmediato junto con la siembra. 

Asimismo, la máquina posee un GPRS y una computadora ubicada dentro de la cabina del tractorista, que le indican a la misma el caudal que debe inyectar en cada surco, dependiendo de la humedad y la semilla. De esta forma, el operario es capaz de regular el caudal de mezcla que se aplica en cada zona, aumentándolo o disminuyéndolo al instante. 

"El lanzamiento oficial del servicio lo realizamos en 2014 y hoy ya estamos trabajando con productores de Argentina, Bolivia, Uruguay, Brasil y Paraguay. El objetivo primordial es que todos los agricultores puedan disponer de un sistema de siembra que les permita obtener la máxima rentabilidad posible más allá del suelo en el que siembren. En el caso de Paraguay conseguimos apoyo del Gobierno con el que cerramos un acuerdo para acercarle esta tecnología a alrededor de 20.000 pequeños agricultores y el emprendimiento fue declarado de interés por la ONU", detalló a Ámbito Financiero Lucas Talamoni Grether CEO de la firma. 

Servicio completo 

El sistema puede ser aplicado para todos los cultivos, soja, maíz, trigo, girasol y arroz entre muchos otros y el incremento en la producción sería del 10 al 30% según el caso. 

La empresa además llevó adelante un ensayo a campo junto al INTA Manfredi en el que se llegó a la conclusión de que "una aplicación de P (fósforo) liquido con dosis cercanas a los 40lts/ha mas la aplicación de un inoculante, permite un mejor desarrollo del cultivo. En este, puede verse una mejora en el ambiente para el desarrollo de bacterias que producen la fijación de N (nitrógeno) ambiental, un mejor desarrollo radicular y demás características analizadas, que determinan e influyen en un correcto desarrollo de la planta que posteriormente determinan el rendimiento". 

Si bien en la Argentina la tecnología tiene mucho por crecer (en la campaña pasada cubrió alrededor de 5.500 hectáreas y para la presente alcanzaría las 12.000 hectáreas) las perspectivas son más que alentadoras "tenemos un proyecto muy ambicioso en el que estamos buscando fondos tanto en la Argentina como en los otros países limítrofes en los que trabajamos para invertir en el corto plazo cerca de 5 millones de dólares, queremos contar con nuestra propia planta de producción de fertilizantes líquidos además de ampliar nuestras prestaciones para llegar a más productores. Afortunadamente tenemos como mentor a Gustavo Grobocopatel que se interesó en nuestro negocio y quizás en un futuro podamos trabajar en conjunto con la red de distribución de su empresa de fitosanitarios Agrofina. Son todos proyectos pero estamos confiados en que en la medida que más productores implementen la "Siembra Liquida" en su campo, muchos otros querrán sumarse ", se entusiasma Talamoni Grether. 

Otra de las características innovadoras de este emprendimiento es el pack de múltiples servicios que ofrece que van desde una mezcla exclusiva compuesta por una solución de agua, micronutrientes y fertilizantes, a su vez se incorporan inoculantes al suelo y cal líquida agrícola a la fórmula de riego que tal dicen protege y mejora la calidad del suelo a largo plazo. Hasta la instalación del equipo especial a la sembradora que se hace "en menos de 2-3 horas y puede adaptarse a cualquier modelo". Luego de concretada la siembra la empresa pasa a buscar el equipo correspondiente pero antes y según cada caso concreta un asesoramiento integral que va desde el monitoreo del suelo hasta el seguimiento del cultivo. 

En el caso testigo de la soja, con 400 mil semillas por hectárea se lograría una germinación en el orden del 95% "estamos en niveles altísimos y no es que buscamos reemplazar a la fertilización sólida sino que presentamos una alternativa superadora porque incorporamos nutrientes y agua en esas 10 primeras horas fundamentales para el cultivo. Además entendemos que se desperdicia menos que en el caso de los sólidos y por otro lado el productor logra una fertilización eficiente y con un resultado inmediato", cuenta el CEO de la firma. 

En cuanto a los costos y aquí es uno de los puntos más importantes a tener en cuenta, para el cultivo de soja va de 35 a 55 dólares por hectárea, siempre dependiendo de la dosis que se aplica de fertilizantes y para maíz y trigo ronda entre 55 a 85 dólares por hectárea. 

Así es que el recupero en el rinde, según la compañía rondaría el 20% que serian unos u$s170, en sojas de 3.300kg a 3.900kg por hectárea. 

"En pocos años logramos hacer pie en países limítrofes y cerrar acuerdos de siembra con importantes empresas que entendieron que esta tecnología es el futuro para para que crezca la producción, cuidando los costos y el medio ambiente", cerró Talamoni Grether.