home /

Ley de semillas de Agroindustria suma críticas


El proyecto oficial para modificar la ley de semillas aún no fue presentado en el Congreso pero ya genera fuerte polémica y diversas críticas desde distintos sectores. Esta semana se sumó la Asociación de Semilleros Argentinos (ASA) quienes reclamaron que no fueron consultados por el Ministerio de Agroindustria y solicitaron que "se abra una instancia de diálogo entre todos los actores involucrados antes de girarlo al Congreso".

Alfredo Paseyro, presidente de ASA, advirtió: "Avanzar con una ley sin consensos, es retroceder en los avances que dimos esta campaña" y señaló que "un proyecto de ley debe dar un marco regulatorio para los próximos 20 años y no ser una solución coyuntural". 

Paseyro también analizó que "una ley de soja no es una ley de semillas que permita hacer crecer al resto de la industria semillera integrada por las hortícolas, legumbres, maní, y el resto de los cultivos que crecen en la Argentina". 

Todo indica que el Ministerio de Agroindustria de la Nación realizaría la próxima semana una presentación ante la Comisión Nacional de Semillas (CONASE) y seguidamente giraría el proyecto al Congreso, en este sentido el presidente de ASA solicitó "que no se trate de una mera presentación" sino que abra el diálogo para así evitar "discutir las cuestiones técnicas en el Congreso, donde será difícil separarlas de las políticas". 

Para el directivo, "con este proyecto no se va a expresar el potencial de la industria semillera argentina, no va a haber inversiones ni generación de puestos de trabajo". 

"Hay oportunidades que se están perdiendo, el proyecto oficial habla de restricción de derechos y no la compartimos, estamos pidiendo que la ley sea superadora, que el uso propio sea oneroso, que en cada uno de sus usos el productor tenga que reconocer tecnologías, que haya un sistema de control eficiente y ningún sistema de fijación de precios ni de plazo para ejercer nuestros derechos", concluyó Paseyro. 

Finalmente los semilleros también manifestaron su preocupación por los datos oficiales utlizados a la hora de la elaboración del proyecto y se preguntan: ¿Pudo el INASE determinar cuanta semilla legal y cuanta ilegal hay en esta campaña, o quién cumple y quién no cumple? La industria no dispone de esta información". 

Así es que la próxima semana será decisiva en cuanto al avance o no de esta iniciativa que ya viene muy demorada.